Adiestramiento Valencia

Adiestramiento canino y correccion de conducta



 ELEGIR UN CACHORRO



cachorro

Debemos observar el cachorro con sus hermanos y la madre.

Rasgos de un cachorro


Al elegir un cachorro, lo primero que debemos hacer es tener bien claro cual va a ser la finalidad del adiestramiento que va a recibir.


Según la función que va a tener el cahorro cuando crezca, ya sea perro guardian, de compañia, de trabajo, para exposiciones o concursos de belleza, etc..,buscaremos una raza y unas cualidades determinadas acordes a la finalidad del cachorro.


A no ser que tengamos la suficiente confianza con el criador, o que seamos nosotros mismos. Va a ser dificil observar a los cachorros el tiempo necesario para poder deducir que rasgos poseen.

Si existe la posibilidad. Debemos buscar en los padres, aquellos caracteres que necesitamos, procurando fijarnos en los que provienen del caracter del perro en si, y no por solo por un buen adiestramiento.


Para obtener mayores probabilidades de acierto, es preferible aunque no siempre es posible. Observar a cachorros ya crecidos de camadas anteriores de la unión de los mismos padres, en su defecto, de los progenitores por separado.

Asi sabremos que rasgos acostumbran a pasar a sus cachorros. Ya que estos se definen a través de su herencia genética influenciada por el ambiente, agresividad, inteligencia, ...


Importancia de la madre con los cachorros


La madre es importante en la formación del carácter de un cachorro. Es el modelo de conducta social y de perro adulto que tiene la camada. Asi como la primera educadora de los cachorros.


Por lo tanto, debemos observar como trata a los cachorros. Si es sobreprotectora o en caso contrario totalmente despreocupada.


Si es sobreprotectora inhibirá el instinto exploratorio, la autonomia y la proactividad de los cachorros. Por otro lado si es despreocupada no logrará enseñar bien las conductas sociales, necesarias para el cachorro cuando crezca, formando perros adultos posiblemente con ciertos problemas de comportamiento.


Una regla de oro, que en algunos casos no se cumple, es la de mantener los cachorros con sus hermanos y la madre hasta la decima semana.

Esto es importante ya que en estos momentos se desarrolla su identidad social y donde aprende las herramientas que utilizarán al relacionarse con otros perros y con nosotros.


Por ejemplo jugando con sus hermanos aprenden a controlar sus mordiscos, aprenden las correcciones y recompensas, la cooperación, etc. Aprendizajes que forman perros equilibrados y que utilizaremos en el trato con el y en su adiestramiento.

Es importante que el cachorro haya disfrutado de la compañia de la madre y de al menos un hermano, para poder desarrollar sus habilidades sociales.

Es igual de importante que en la fase de impronta, el cachorro haya tenido contacto con el ser humano, para que lo integre como parte de su especie.


Observar la camada

Antes que nada aconsejamos, si es posible realizar varias visitas para contrastar observaciones.


Debido a que el comportamiento de los cachorros puede variar por infinidad de variables. Por ejemplo si solo realizamos una sola visita, es posible que rechacemos a un cachorro que parece adormllado y perezoso, mientras que elegimos otro mas activo, cosa que generalmente es buena idea, pero puede darse el caso de que hayan acabado de comer hace poco y el adormilado es el cachorro dominante, que ha comido mas, mientras que el animado apenas ha comido y esta buscando alimento.

De igual forma debemos tener en cuenta que los cachorros tienen días buenos y días malos como nosotros y no siempre estan igual de activos.

Si el criador es de confianza, puede que deba dejarse aconsejar por el, ya que el conocerá mejor que nadie como son los cachorros. Pero tenga en cuenta que puede que intente vender antes los cachorros de calidad algo inferior, ya que son los que le costará un poco mas, mientras que los mejores no tienen ninguna dificultad.


Cuando he tenido alguna camada siempre he aconsejado el mejor cachorro según la finalidad a la que estaba dirigido, he visto como algunas personas confiaban en mi criterio, pero otras no seguían mis consejos y seleccionaban un perrito diferente al que yo consideraba el mas apto para sus fines. La verdad, es que no sabes que criador te vas a encontrar, por lo que mi consejo es, escucha al criador y contrastalo con tus propias impresiones.


Elegir un cachorro


Primeramente y mas sencillo de evalúar, es si está sano fisicamente, no debe mostrar cojera alguna y caminar de forma normal. Dando una palmada en el aire cuando los cachorros no miran veremos si tienen algún problema de sordera, si alguno de los perritos no nos mira repetiremos la prueba para confirmar si tiene alguna dificultad en oirnos. Si es posible, es muy recomendable que nos acompañe nuestro veterinario a la visita.


Debemos elegir un cachorro que juegue y se relacione con sus hermanos, su madre y criadores.


El perrito debe mostrar un alto grado de curiosidad, tiene que sentir deseos por inspeccionar cualquier objeto que considere extraño. Cuando nosotros nos acercamos, el también se acercará a investigar quienes somos, como olemos, etc.

No debe importarle si explora solo o acompañado. No debe tener miedo si es el primero en ir a investigar y los demas se quedan rezagados o ni siquiera se mueven. Pero una vez que se acercan al intrépido cachorro, este no debe enfadarse ni molestarse.


Al elegir un cachorro valoramos altamente la autonomia, ya que con ella conseguiremos cachorros que puedan pensar por si mismos y puedan desenvolverse en situaciones en las que deben tomar decisiones sin nuestras indicaciones.

Cualidades que debemos buscar en el cachorro


- Le gusta jugar con sus hermanos y criadores, si esta jugando solo no le molesta que le interrumpan.


- Busca las caricias sin importarle que sean de extraños.


- No se enfada cuando su madre le corrige.


- Cuando regresa de una exploración busca a sus hermanos, en vez de apartarse y quedarse solo.


- Si le ocurre alguna cosa mala de manera leve, le afecta un poquillo pero se recupera enseguida, no se enfada ni exagera su reacción.

- En cambio si le ocurre algo grave se refugia con su madre o con sus hermanos, no se aisla ni se enfada con cualquiera que se acerque.


- Debe recuperarse rapidamente de las malas experiencias. Para ver esto, podemos jugar con el y de pronto darle un ligero empujón, como siempre NUNCA DOLOROSO, lo suficiente para que le afecte y deje de jugar. Cuanto antes vuelva al juego mayor es su rapidez de recuperación. Lo cual nos conviene ya que son perros que también se recuperan rapido después de una corrección y vuelven a centrarse enseguida en el trabajo con la misma motivación que al principio.


Existen perros que son muy duros y apenas les afecta nada y el nivel de las correciones debe de ser muy alto para que respondan. Por este motivo cuesta trabajar con ellos.

Ademas a este tipo de perros, una vez que les afecta algo, suelen tardar mucho en recuperarse. Debemos buscar una dureza media-baja.


Todos los cachorros valen


Todo este sistema de selección , mas que todo va destinado a todo aquel que desee el cachorro para alguna finalidad concreta de trabajo.


Si lo que se desea es un perro de compañía, no es necesario ser tan estricto. Ya que cualquier cachorro nos recompensará con las mismas atenciones, sino mas que las que nosotros le otorguemos a el. Su fidelidad mas alla de toda duda y su deseo por agradarnos es algo que cualquier cachorro tiene dentro de si.


Para acompañarnos en nuestra vida no es necesario un pedigree espectacular, ni siquiera que sea de raza. Los perros mezclados acostumbrán a tener una mejor salud y sobre todo carecen de muchas de las enfermedades genéticas que poseen los perros de raza, debido a sus estrictas líneas de sangre y potenciación de ciertos genes.


Si no vamos a dedicar a nuestro perro a ningun trabajo en concreto, debemos elegir el cachorro que mas gracia nos haga y olvidarnos de hacer una selección tan estricta.



Si te ha gustado nuestro artículo, recomiendalo para que otros puedan disfrutarlo.
















MENU