Adiestramiento Valencia

Adiestramiento canino y correccion de conducta

dominancia

La cola en alto acostumbra a ser una señal de dominancia para los demas perros.

¿Qué es la dominancia?


La dominancia en los perros es la relación de superioridad del perro dominante con el perro inferior.


Es tal la importancia de esta en la vida de un perro, que rige toda su vida social, además al ser animales gregarios, prácticamente la totalidad de su vida y forma de ser.


Cuando adoptamos un can, para este, nosotros y nuestra familia es su manada, es por ello, que espera de nosotros que también nos rijamos por las mismas normas.


El sistema jerárquico viene implatado en el perro geneticamente y por enseñanza de su madre y sus hermanos.


Asi que dificilmente vamos a poder enseñarle y que acepte nuestro sistema social, nos toca a nosotros aprender sus normas de dominancia.


Debemos tomar el papel de dominantes en nuestra relación humano -canina, todos lo miembros de la familia han de estar por encima del perro.


No pensemos ni por un momento en que el perro va a sufrir por estar en el último puesto, eso es un pensamiento humano.

Actuar de forma dominante es necesario


Un perro necesita ocupar un lugar en el escalafón jerárquico de nuestra familia, para estar equilibrado y feliz.


No importa que sea el ultimo puesto, para el lo importante es ser parte de nuestra unidad familiar.


Debemos eliminar completamente de nuestra mente, que esto es algo denigrante para el perro.De igual forma que en diferentes culturas humanas unas acciones tienen diferentes repercusiones, el tratar a nuestra mascota como un miembro de inferior categoria jerárquica ,no sólo es correcto, sino que es necesario.


El la antigua cultura romana no eructar después de una buena cena era muestra de mala educación, en cambio ahora en la cultura occidental el hacerlo si que lo es.

Si estas diferencias culturales ocurren entre los humanos imaginemos con otra especie.


Como dominantes tenemos la obligación de actuar con nuestro perro siguiendo sus propias normas sociales.En caso de que, por la razón que fuera, no ejercieramos como superiores, crearemos en el perro un estado de confusión y falta de seguridad en nosotros.


Esto puede provocar una cantidad muy variada de problemas de conducta y de obediencia.



Problemas relacionados con la dominancia

La verdad es que la dominancia es el origen de la mayoria de los problemas de conducta de un perro y de muchas dificultades durante y tras el adiestramiento canino:


  - Agresividad , si nosotros no ocupamos la posición dominante, será el perro el que la tome.


Como lider de nuestra manada tendrá la obligación de protegernos de la intrusión ya sea de otros perros o personas, indiscriminadamente.

Puede que ataque o ladre a cualquiera que entre en su territorio, no solo a nuestro hogar sino toda su zona de paseo y alrededores.

también puede que se vuelva agresivo contra nosotros si incumplimos alguna de sus reglas sociales caninas , coger comida que el cree suya, acercarnos al que el perro ve como dominante, echarle del sillón, etc.

En esta situación los niños al ser mas debiles, son susceptibles de ser colocados en las posiciones inferiores del escalafón social.


  - También puede desencadenar graves faltas de obediencia en todos los niveles, no acudir a la llamada, problemas de higiene, robo de comida, etc.


  - Debido a su falta de seguridad en nosotros, problemas de fobias, nerviosismo, depresión, etc.


En caso de que nuestro perro muestre alguno de estos problemas y se deban a la dominancia se deberá aplicar una serie de normas sociales que poseen los cánidos.

A la vez que una serie de ejercicios especificos para aumentar nuestra dominancia de forma natural, con la ayuda de un adiestrador profesional.


Normas de Dominancia


Vamos a señalar algunas de las normas mas importantes que rigen el sistema de dominancia canino:



 - Los perros dominantes siempre comen antes que los perros inferiores. Nosotros también debemos de comer primero, una vez que hayamos comido es el turno de nuestro perro.

Como complemento de la norma anterior, NUNCA NUNCA debe de darse comida al perro mientras estamos en la mesa ni cocinando, el can tiene su momento para ello.



 - Cuando paseamos y el perro camina a nuestro lado, no debe de caminar por delante de nosotros, el lider generalmente dirije la marcha.


 - Nunca, nunca debemos dejarle subir a nuestro sillón ni a la cama, el mejor sitio es del "perro" dominante.



 - No debemos caer en la tentación de jugar, acariciar a nuestro perro ni hacerle mimos cada vez que nos lo pide, no estoy diciendo que ignoremos a nuestro perro siempre, soy el primero que recomienda, jugar con nuestro amigo, acariciarle, e incluso hacerle algunos mimos pero siempre de forma controlada.

Esto puede parecer un poco frío, pero es necesario, ya que como hemos comentado anteriormente, su forma de pensar es diferente a la nuestra.


Lo que nosotros vemos como una muestra de afecto, un canido lo puede ver como una muestra de sumisión, si esta se produce cada vez que la exige.


En la naturaleza un perro dominante no niega sus atenciones cada vez que un perro sumiso se las pide, pero tampoco las presta cada vez que le son solicitadas.

Estas muestras de atención por parte del can superior son necesarias para fortalecer los lazos de unión dentro de la manada.

Pero igualmente de importante es racionarlas a discreción del perro dominante ya que esto se convierte en una muestra de autoridad y a su vez en un sistema de control.


Nosotros como dominantes debemos unas veces hacerle caso,otras ignorarle y de vez en cuando sorprenderle siendo nosotros los que iniciemos el juego.

Demostrando de esta forma que la diversión y nuestras atenciones son cuando nosotros queramos, no cuando el lo exija.



 - Nuestras correciones deben ser justas, adecuadas al nivel de la desobediencia y precisas en el momento exacto de la infracción.


Somos líderes en una relación colaborativa y voluntaria, no dictadores tiranos, por lo tanto solo debemos de corregir las desobediencias que se produzcan, no malentendidos por parte del animal ni malas ejecuciones de un ejercicio por desconocimiento de la realización de este.


No podemos tampoco corregir un ligera desobediencia de forma exagerada ni por el contrario una rebeldía grave de forma debil, eso si SIEMPRE sin que la correción sea dolorosa.


En la primera el perro no entenderá porque nos hemos puesto asi y dudará de nuestro criterio como lideres.

En el segundo caso el can lo verá como una muestra de debilidad en nuestra autoridad e iniciará poco a poco su escalada de posiciones jerárquicas.


Como sabemos el perro es un animal con una memoria a corto plazo reducida, en cuanto pasen unos 10 segundos de su falta ya no será capaz de relacionar causa-reacción, e incluso aunque el periodo de tiempo resulte menor puede creer que la penalización es debida a otra acción posterior.



Debemos entender como funciona el sistema de dominancia.


Supongamos que tenemos tres perros, el A, el B y el C.


El perro A puede estar por encima del B.


El can C es el perro dominante en la relación con el canido A.


Ahora viene la complejidad de la jerarquía canina.El perro B esta en posición dominante respecto al can C.


Asi que tenemos estas relaciones A>B , C>A y B>C.


Podemos pensar ¿cómo el B es el perro dominante frente al C, si éste a su vez está por encima del can A que es superior al B?


Es muy sencillo, las relaciones de dominancia se rigen perro a perro y no en general a toda la manada.

Pero no por ello dentro de la manada reina el caos, al contrario su orden social generalmente esta perfectamente establecido, salvo en momentos de cambios, todos conocen cual es su posición.


Existen más normas sociales caninas, pero de momento con estas ya podemos ir convirtiendo la relación con nuestro perro, en una convivencia mas equilibrada y sana.A la vez que comprender mejor como se relaciona nuestra mascota.



Si cuando acogemos un nuevo perro en nuestro hogar, adaptamos estas pocas y sencillas normas sociales caninas a nuestra interacción con el,conseguiremos un perro obediente, equilibrado y alegre con el que disfrutaremos.



Si te ha gustado nuestro artículo, recomiendalo para que otros puedan disfrutarlo.
















MENU