AGRESIVIDAD CANINA




perro agresivo


PERROS AGRESIVOS


La agresividad canina es uno de los problemas mas comunes a los que se enfrentan los propietarios de perros.


Es el problema de conducta mas delicado de todos los que puede tener un perro. Ya que las consecuencias que puede acarrear pueden ser graves e incluso fatales. No es lo mismo un perro que orina dentro de casa, lo cual es molesto, que un perro que muerde a un niño o que llega a matar a un perro pequeño.


La agresividad en perros es algo que nunca deberiamos permitir y subsanar siempre que se pueda. Incluso en perros pequeños a los cuales no se presta atención debido a su reducido tamaño y pensamos que no se puede comparar a lo que puede hacer un can de talla grande.


La corrección de una conducta agresiva en un perro es algo que SIEMPRE SIEMPRE se ha de encargar a un profesional. Existen muchos tipos de conducta agresiva y cada una se trata de una manera especifica, pudiendo ser el tratamiento de dos tipos diferentes de agresividad toalmente incompatibles. Ademas al tratar con un perro agresivo existe cierto riesgo sino se actúa o se toman las medidas oportunas.


No es lo mismo obtener un resultado deficiente en la enseñanza del ejercicio junto o fuss, que obtener un resultado deficiente al eliminar una conducta agresiva.





platz

Perros pequeños


Cómo nos afecta un perro agresivo , varía de unos casos a otros. Por un lado tenemos los perros pequeños. Según mi propia experiencia dentro de este grupo el porcentaje de perros agresivos es mucho mayor que en el de perros de mayor talla. Los dueños de perros mini sortean este problema, mediante la correa.


Es tipico ver un pequinés, yorkshire, etc. lanzarse gruñendo y ladrando hacia otro perro o un viandante cualquiera, como si su vida dependiera de ello. Y mientras el apurado dueño llevarselo a rastras disculpandose por la conducta de su can.


A pesar de que se informe mas sobre ataques de perros de presa, la mayoria son producidos por perros pequeños, lo que ocurre es que se denuncian menos.


Generalmente no se les ha enseñado a controlar su mordida como a los perros grandes por lo que no tienen cuidado al morder. Muchas veces sus objetivos son niños a los que ven como miembros inferiores de su manada, que no tienen derecho a recibir mas atenciones que ellos. Incluso han llegado a atacar a bebes en sus cunas por celos.








Perros grandes


En el otro lado tenemos a los perros de gran talla, muchos de los cuales han sido criados seleccionando sus habilidades como guardianes o como perros de pelea. La mayoria de estos perros acostumbran a estar mejor educados que los perros pequeños, a los se les permite dar muestras agresivas que a los mayores jamas pasariamos por alto.


Una realidad es que en mi trabajo he realizado un porcentaje bajo de adiestramientos a perros pequeños, incluso en hogares en los que tenian perro grande y perro pequeño, he realizado un adiestramiento al can de mayor talla con gran interés por parte de los dueños y sin embargo han ignorado por completo la educación del menor, el cual gozaba de una permisividad total y ni una sola norma.


Queremos recordar que un perro por poseer genes seleccionados hacia la guarda o las peleas no tiene porque ser agresivo, como siempre hemos defendido, como sea un perro depende de su educación y experiencias que halla vivido. Si que es verdad que poseen un cuerpo con fuerza y bien equipado para fines en los que se requiera sus dotes ofensivas.


La manera de adaptarse al problema de agresividad canina de los propietarios de perros grandes es la de esquivar a cualquier perro o persona que vean en su camino, los llevan siempre con bozal y esperan con estrés la hora del paseo de su perro, eligen horarios en los que corren menos peligro de cruzarse con otros perros y viandantes e incluso si residen en casas con jardín, reducen al mínimo sus salidas e incluso las erradican por completo.







TIPOS DE AGRESIVIDAD CANINA

No siempre encontraremos un único tipo de agresividad en un perro, a veces se tratará de una fusión de tipos o se iniciará de una forma y terminará mostrando otra diferente.





pulga

Agresividad dominante intrasexual


Los perros tiene principalmente dos líneas de jerarquía dentro de la manada. Por un lado los machos establecen sus relaciones de dominancia entre ellos y por otro las hembras.


Si bien es cierto, que generalmente los machos ocupan mejores posciones que las hembras.


El problema surge cuando perros del mismo sexo no tienen claro cual es su lugar dentro de su sistema de dominancia. Ya sea por que su interrelación sea reciente, por un cambio jerarquico o porque nuestro desconocimiento de sus normas sociales hemos complicado el orden natural que les corresponde.


En los machos este conflicto se aprecia de manera continua sin apenas posibilidad de ocultarlo. Pero entre las hembras puden mostrarse tranquilas y atacarse a muerte cuando no estemos.


Muchas hembras conviven en buena armonía prácticamente siempre, pero cuando llega el celo de una de ellas se convierten en competidoras mortales, pudiendo llegar a matarse, sin importar siquiera su parentesco.


La agresividad dominante en las perras en la mayoria de los casos no varía con la esterelización, como ocurre con algunos machos.





En los machos su orden social se mantiene mas estable, por lo que a no ser que algún macho superior se haga viejo o por el motivo que sea se debilite o al contrario un macho joven se vuelva mas fuerte y mas seguro de si mismo, no acostumbra a haber rivalidad al conocer y aceptar cada perro su posición dentro de la manada.


En cambio, la jerarquía de las hembras es mas cambiante, debido entre otras circunstancias a sus celos, ya que la hembra en celo generalmente aumenta su dominancia y una perra que salga de este al notar el bajón hormonal acostumbra a volverse mas sumisa, por lo que las demás perras lo ven como signo de debilidad y la oportunidad para cambiar su sistema social.







Agresividad dominante hacia personas

La agresividad de un perro hacia las personas que conviven con el se da en situaciones en las que el can ha obtenido una posición de dominancia respecto a algún miembro de la familia o a todos.


El perro normalmente tendrá un buen comportamiento con la familia salvo en circunstancias en las que el vea vulnerados sus derechos como perro dominante, (acercarse a su comida, quitarle un juguete, interponerse entre quien el considera el líder y el, echarle de su sitio favorito, recibir menos atenciones que otro miembro "inferior" de la familia, etc).


Este tipo de agresividad es mas común en perros pequeños, a los que posiblemente se acostumbra a llevar en brazos, se encuentran siempre en el regazo de sus dueños y a los que se les trata como si fueran los bebes de la casa.

Todas estas atenciones ,ellos no las ven como muestras de cariño,( de la forma en que lo hacemos nosotros), las ven como signos de debilidad y demostraciones de sumisión hacia el.


Los perros que ya tienen asentada su posición como liíderes, dan menos muestras de agresión, pero cuando las dan son muy fuertes. A diferencia de los perros que están escalando puestos cuyas acciones son mas habituales pero menos enérgicas.


Muchas veces los dueños han aprendido a evitar las situaciones de conflicto con el perro agresivo, por lo que este asienta su posición de poder. Una vez consolidada su dominancia, es mejor acudir a un profesional que nos indique como recuperar nuestra posición de liderazgo, que enfrentarse al perro y resultar herido por este.





Agresividad territorial

Junto con la caza, la defensa del territorio es la razón por la que el ser humano vió en el perro (lobo) un compañero útil. A través de los siglos el hombre ha ido seleccionando esta caracterísiticas en algunas lineas de cría de sus perros. Obteniendo razas que con un alto instinto de guarda como pueden ser el pastor belga, el pastor alemán, rottweiler, etc.


En ocasiones este instinto desencadena en una fuerte agresividad territorial no deseada. Esta agresividad puede provenir de una educación enfocada a este fin. El dueño ha reforzado esta conducta, quizas con la intención de que tuviera ciertas aptitudes como guarda, pero después el resultado fue mas agresivo de lo deseado.


Otras veces el propietario puede haber fomentado estas muestras de agresividad sin pretenderlo, por ejemplo, acariciandolo cuando se encuentra en actitud agresiva, con el fin de calmarlo, pero consiguiendo que se fije esta conducta


También es posible que la huida de la persona o perro "invasor" sea el único refuerzo que necesita el perro agresivo.




Generalmente la diferencia de las actitudes territoriales entre un perro joven y uno adulto, son que el perro joven es mas ladrador y el adulto mas callado y agresiones con menos aviso y mas contundentes.

Podemos decir que el joven es mas fanfarrón y el adulto mas seguro de si mismo.




Falsa territorial

Existe una falsa agresividad territorial, la cual no es originada por el instinto territorial sino por el miedo. Un perro con miedo a personas o perros, puede comenzar a ladrar a un invasor, cuando este huye, el perro advierte que su ataque a alejado al "gran peligro" que le acechaba.


Y a partir de aquí comienza a emplear esta tactica para mantener su seguridad. Es muy parecida a la autentica territorialidad salvo que no agrede para proteger su territorio sino a si mismo, por lo que sus reacciones son mas violentas.





Agresividad por falta de socializacion

En la etapa de socialización de un perro, este debe de ver y habituarse a todo tipo de seres, adultos , niños, otros perros, gatos, etc., todos aquellos seres a los que se habitue en esta etapa pasarán a ser conocidos y aceptados por el can.


Mientras que todo con lo que no se socialice seguirá siendo un elemento extraño y como tal un potencial peligro. Por lo que reaccionará de manera agresiva a este.


La manera de solucionar este tipo de agresión es a través de tratamientos paralelos.Por un lado habituamos al animal a todas aquellas cosas a las que no se acostumbró cuando le tocaba. Este paso dura mas que si se hiciera en su momento.


Y por otro lado, realizando un adiestramiento básico a modo de incrementar su obediencia, para mantener el control del perro y utilizar los ejercicios aprendidos como medio para que el perro se habitue a todo lo que no se socializó de cachorro.





Agresión por protección de recursos


Los perros siguen un riguroso orden jerárquico a la hora de comer, coger un juguete, recibir caricias, etc.


Pero si un perro de inferior categoria social esta comiendo o jugando y llega un perro dominante, puede que el perro de menor estrato social agreda al dominante a fin de proteger la comida o juguete que ya posee.


Esto no quiere decir que el can ha ascendido de nivel, solo que estamos ante un caso en el que se muestra agresivo meramente para proteger su bien, respetando el resto del tiempo las normas sociales que le atañen como sumiso.


Esto se puede ver en perros obedientes y sin ningún rasgo de dominancia, que se muestran agresivos cuando algún miembro de la familia se acerca a su comida cuando este se encuentra comiendo.




Agresividad maternal

Es conocido que las madres de multitud de animales se muestran agresivas cuando tienen crías, es el instinto de de protección.

En las perras si estas confian en el dueño no suele haber problema, pero si esta confianza no es plena y se toquitean mucho los cachorros, sin querer en algún momento les hemos hecho un poco de daño o existe mucho alboroto puede que den algún aviso o es posible que agredan a quien piensen que es un riesgo para sus crías.

En principio no es una agresividad que sea necesario tratar, debido su carácter temporal y que se muestra solo cuando molestamos a los cachorros. Siempre y cuando no vaya mas allá.




Agresividad predatoria

El instinto de caza es una característica común a todos los perros.

La conducta predatoria canina consta de 3 partes: acecho, persecución y mordedura. Esta conducta es desencadenada por objetos, animales o personas en movimiento, sobretodo si son de pequeño tamaño como gatos, perros pequeños, balones, ciclistas, niños, coches, etc.

Existen varias formas de lidiar con este problema, una de ellas es conseguir una alta obediencia.




Agresividad debido a castigos


No confundir con la gresividad de perros dominantes ante unas órdenes que no quieren acatar.


A veces los propietarios desconocen el método adecuado de emplear los castigos y correcciones. Por lo que los perros ante castigos duraderos o de cierta dureza agreden solo para defenderse.


La forma de superar esta conducta es a través de un trabajo de enseñanza del dueño en el empleo moderado de las correcciones y a través de un adiestramiento básico del perro de manera suave en el que el propietario interviene de forma activa.


De esta manera ambos aprenden a relacionarse mutuamente, acatando órdenes e impartiendolas de manera adecuada y como no, a través del juego.





Agresividad por miedo o por dolor


Este tipo de agresiónes no son necesario tratarla, debido a que son episodios puntuales, si la causa es una fobia deberemos tratar ésta y no el sintoma. Lo mismo si se trata de un dolor debemos tratar la causa del dolor.


Las agresiones por miedo surgen generalmente cuando el perro se siente atrapado,

En caso de una fobia no debemos castigarla ya que esto solo empeorará la percepción que el perro tiene de la causa de su miedo. Lo cual agravaría mas sus reacciones y aumentaría su respuesta agresiva.




Agresividad aprendida

En algunas ocasiones el perro ha aprendido que mostrandose agresivo ha obtenido alguna ventaja, por ejemplo, en caso de miedo su "enemigo" huía. Por lo utiliza estas muestras agresivas tan solo para obtener algún beneficio.





Agresividad desviada


La agresividad canina de este tipo no esta en un principio dirigida hacia su objetivo final.


Por ejemplo, supongamos que nuestro perro está comiendo, pero otro perro se acerca a su comida, para protegerla es posible que gruña al otro perro e incluso lance algún mordisco al aire a modo de aviso.


Si en ese momento nos acercamos por el otro lado y acercamos la mano a nuestro perro es posible que nos muerda. Lo cual sería imposible en cualquier otro momento cuando hasta nos permite quitarle comida de la boca sin el mas mínimo gesto negativo.


También es posible que estemos jugando con el con una pelota o en una sesión de adiestramiento y hayamos cargado en exceso de motivación y al canalizarla mal obtengamos una agresión debido a la sobrecarga emocional que ni nosotros ni el perro podamos manejar.




Agresividad debida a una enfermedad

Es posible que la causa de la agresividad del perro tenga su origen en alguna enfermedad ya sea física o mental. En tal caso lo único que podemos hacer es seguir los consejos de nuestro veterinario.





Conclusiones


Como punto final de este artículo tan solo aconsejar que la corrección de una conducta agresiva ya consolidada debe ser realizada por un profesional con experiencia o en su defecto bajo su supervisión. Debido al peligro que entraña el tratamiento de perros con este problema.


Como se han descrito existen muchos tipos de agresividad canina cada cual con un tratamiento diferente.


La forma de corregir la agresividad de un tipo puede ser totalmente contraproducente para solucionar la de otro tipo diferente. Y es necesaria la experiencia suficiente para saber cual utilizar en cada caso.


Los castigos para solucionar las conductas agresivas, generalmente lo único que hacen es empeorar el problema por lo que es mejor utilizar otros métodos.



Compartir en Facebook


Adiesval - Adiestramiento canino y corrección de conducta - info@adiesval.es

adiestramiento